Empezamos con esta entrada que nos parece que, no siendo lo más importante, puede que sea una acción de una importancia destacable: EL RECICLAJE.

Cada vez que una pieza es diseñada para ser impresa, se hace con el mayor mimo y cuidado posible para que, en su futuro, dicha pieza pueda ser empleada para lo que ha sido diseñada. Si nuestra necesidad es un cilindro de 15 milímetros de diámetro, de nada nos va a servir una de 15.2 milímetros, ¿verdad?. Pues puede suceder, puede ser que por cualquier motivo externo, un día, una pieza falle. No es lo habitual, pero podría, y sería una cantidad de plástico inservible.

Para que esto no ocurra, las impresoras pasan por unos procesos de calibrado, de testing, de pruebas que hacen que siempre las piezas finales impresas sean exactas al 100%. Pues bien, estos testeos también requieren de la utilización de plástico, el cual termina en montoncitos de un lugar para otro, de un contenedor a otro para, al fin, darle un indigno final: la basura. Entre unas cosas y otras, nunca se llega a aprovechar el 100% de una bobina de plástico….

Pues bien ¿qué pasaría si esto ya fuera cosa del pasado y, a partir de ahora, pudiésemos aprovechar todo el plástico? Pues sí, es posible. Algo tan importante como el RECICLAJE de plástico es posible ya con las impresoras 3D.

Partiendo de que un extrusor es la parte de la impresora encargada de calentar y filamentar el plástico para que vaya formando la figura, los “extrusores recicladores” tienen la misma función pero no cogen el hilo de plástico de PLA o ABS, sino que de virutas de plástico sobrante o piezas desechables de impresiones anteriores, son capaces de convertirlo en el filamento idóneo para las impresiones, haciendo con ello un proceso de reciclaje casi perfecto.

En la actualidad existen varios proyectos con la finalidad de crear extrusores capaces de reciclar cualquier trozo de ABS o PLA, que son los materiales comunes de las impresoras, para así ahorrar costos y cuidar el medio ambiente.

Podríamos hablar de Omny Dynamics es una empresa tecnológica especializada en robótica, Su último lanzamiento: Strooder, un extrusor de plástico que admite plástico reciclado. Ellos mismos te venden “Pellets” de PLA para usarlos con Strooder. No es necesario afirmar que, el Pellet, siempre será más económico que la bobina, abaratando así el precio final de la pieza. Por otra parte, encontramos Filabot, otro sistema de reciclaje de plástico que, con Pellets, te permite hacer tu filamento de plástico listo para el uso.

Bueno, ¿Qué os parecen estas iniciativas? Interesantes ¿verdad? ¿Y si pudieramos reciclar cualquier cosa que nos sobre en casa para crear filamento? ¿Se os ocurren más usos para esta tecnología?  Nos vamos a poner a trabajar en ello, ¡¡os iremos contando!! Un saludo!

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.